Luis Royo: Mito y Plasticidad

por Luís Antonio Bolaños De La Cruz

Como seleccionar ante la plétora magnífica sobre la que resbala nuestra retina, sin embargo como no podemos colgar 1,2 gigas de obras en el blog, tenemos que ejercer de carniceros y aplicar bisturí, así que retorciendo tripas y mutilando cavidades cardíacas nos disponemos para ofrecerles una singladura espectacular, recorreremos el disco duro para entregarles crema, miel y espuma, o lo que es similar: elegancia, entorno y voluptuosidad, ya que nunca en sus mujeres encontraremos excesos mamarios o desbordes cárnicos de algún tipo, siempre surgen en perfecta manifestación y control de su belleza -con frecuencia clásica-, ubicadas sobre fondos diseñados para resemantizarse en mutua sinergia, ya que por si solas estarían despojadas de significado, tampoco hay vulvas abiertas pulsando o acrobacias más allá del Kama Sutra, en cierta forma la tensión sicalíptica se alcanza sin recurrir a insertos explícitos;

Empezaremos por Visions 01 y el comentario irá creciendo a lo largo de las próximas actualizaciones, lo iremos ampliando semana a semana hasta exponer la decena de tomos que nos acompañan, en medio de un placentero delirio de la mirada y la evocación de las explicaciones contextuales que podamos realizar contemplando esas féminas integrales, donde se hace difícil elegir una parte por lo exquisita ensambladura que presentan, o asimismo explorar las incursiones que realiza el artista en otros sectores de la imaginación (Rhapsody, Enchanter, Seven Brothers):

rhapsody Rhapsody

Enchanter, the

Seven Brothers

Visions: Deviene, más allá de las espléndidas estampas futuristas (urbe morada por poliespecies: To Trade the Stars) y los cuadros dedicados a los Dorsai de Gordon Dickson (Dorsai Omnibus, Four to Dorsai y sus estupendas cosmonaves), con frecuencia en un cruce entre lo postapocalíptico y lo sensual, aunque no sea ese el único acercamiento.

To Trade the Stars

Dorsai Omnibus

Four to Dorsai

lo primero presentido y/o representado en el decorado barroco de sus megaestructuras -expresado en el resultado del enfrentamiento Zendra and Abathor que combina a la manera de Chichoni metales cuasivivientes y beldades fulminantes- y que se traslada a los ropajes casi renacentistas de la pareja frente al árbol mágico rodeado de una estructura circular abocetada a lo Stonehenge (Starman) y a las escaleras de hierro forjado en primer plano de una sala colosal con prisioneros y debates en un entorno empapado de luz dorado cerveza o tarimas rodeadas de compradores de esclavos (Silent Empire, Novel of Silent Empire, a), o el contraste entre lo cotidiano expresado en el visitante con terno que contempla a un dragón mientras que las ventanas enmarcan siluetas de rascacielos en lontananza (Dragons of Cuyahoga);

Zendra and Abathor

Starman

Silent EmpireNovel of the Silent Empire

Dragons of Cuyahoga

Lo segundo comprobable en esa huella persistente de Ornella Mutti en las rostros de sus heroínas, sea en vena tétrica, fantástica, angélica o alegórica (There’s No More Wind, Fog and Gold, Underground in Magenta, Mother Earth), o en esas hembras longilineas pero poderosas -podríamos agregar delgadas más carnosas iluminadas por una erótica sinuosidad- (Alia and View of the Valley of Doom o Black Scorpion and the Raiders of the Doom, Vertical to the Column, Serpents of the Moon, Dream of the Dragon), cada una con un especial toque que las convierte en atractivas y en emblemáticas, en activas guerreras de cuerpos espectaculares que acompañan nuestros sueños para brindarnos protección y solaz.

Underground in Magenta

Light and Darkness es el epítome que condensa el arte de la plasticidad y la remembranza del mito, un lienzo desgarrado por una especie de Sonja la Roja revestida de flexible cuero escarlata (exquisita factura: nalgas sólidas, piernas impresionantes, busto apetecible, rostro hermoso y sensible y una luenga cabellera bermeja de guedejas alborotadas) que revela un doble círculo marmóreo con sabor y reminiscencias davincianas, pero cuyo valor queda incierto, por que la instantánea feroz no ofrece el máximo de información pero si el quantum preciso de sensación para que presintamos las capas de vivencias que subyacen a lo que contemplamos, resume la brutalidad de la guerra en el acero ensangrentado y cubierto de runas con pomo trabajado en doble objetivo -agarre exacto y útil rompecráneos- y en los cadáveres bestiales que cubren el suelo masacrados en la defensa del símbolo; a su vez culmina como extracto destilado de contrastes: carne tersa y arcano a dilucidar, sinopsis que explota con ese gesto provocador expresado en la mirada clara y los labios entreabiertos de la heroína belicosa, que se constituye en el atractor de nuestra pupila y que parecen decir: te ofrezco un acertijo pero el esfuerzo para conseguirlo ya está concluido, por lo tanto rico esquema de estilos convergentes en el tratamiento de la escena y en simultánea abreviación de la multiplicidad de caminos que podían conducir al resultado esplendoroso que espectamos.

Light and Darkness

Atendamos algunos otros, quisiera detenerme en cada uno, pero me enfoco en aquellos que me proporcionaron merced a su geometría estimulante calidez y sentimientos orgiásticos y que para ser honesto en mi exposición creo que exaltan la capacidad de Royo para sembrar decenas de interpretaciones que se ramifican (contrayendo, dilatando o trasladando representaciones con eficacia postmoderna como lo expone Adam Schaaff) y que caracterizan a sus obras de ciencia-ficción, horror y fantasía, de rica ambigüedad plagada de promesas:

La maestría demostrada por ejemplo cuando coloca un centro de impacto visual triangular (Black Tinkerbell) entre los cremosos muslos abiertos que ofrecen su fruto y la rosada e incitante boca de la protagonista, enmarcado entre el inmenso sol agonizante, la losa ruinosa sobre la que se agazapa e informa sobre la catástrofe planetaria acaecida y la extraña lanza que empuña, la cual conjuga letalidad y ritual.

Black Tinkerbell

Otra muestra del poderío contenido en sus imágenes emerge cuando revisamos Ascending, que condensa el misterio de una enorme esfera gris recorrida por venas tumultuosas plantada en medio de la calle y los numerosos pilares oxidados e iluminados que al mirarlos nos transportan a pensar en construcciones para ejecutar ejercicios religiosos, con la esbelta y maciza belleza líquida de la guapa joven que equilibra con su corporalidad sensolíneal el extremo de la composición y la animalidad lagartoide del semininja que empuña un extravagante látigo, adicionando una cucharada de suspenso a la relación entre tan dispares personajes;

Ascending

asimismo sucede con Hidden in Sight, donde arrecifes que se levantan en la playa y poseen escalerillas que conducen a una cima con candela (luces votivas, faros para la navegación) agregan una bocanada de misterio al llevar a preguntarnos el porqué de su bosquejo, además un poblado multinivel enclavado en la ladera costera donde campean interrogantes, una bionave lista a partir rodeada de cosmonautas y la evidente amistad entre el humano y el lepisma que flota a su lado, corroborada por la actitud relajada y la evidente comunicación establecida entre ambos;

Hidden in Sight

o con Mother Earth que busca mediante su puesta en lienzo explicar el poder femenino de la procreación y como Gaia tan linda que duele se encuentra asediada y atenazada por la propia naturaleza contaminada y por la tecnosfera depredadora, las rocas y los edificios hieren, y sin embargo expresa la esperanza en su magnífica cabellera y su cara serena aunque su ojo llore sangre.

Hidden in Sight

Wings of Dreams 2 recupera la osadía de las hadas combatientes y en la barroca estructura visual (espinas, dientes, troncos, ramas, arreos blindados, alas de hada) y el detallado escenario (fulgor óptico dragonil y luminosidad epitelial del delicioso cuerpo que deseamos desnudo a pesar de su sutil vestidura y que se agita cual oriflama de la concupiscencia en nuestra conciencia) se encaran de manera elusiva el fuego de la irracionalidad y la luz de la inteligencia compasiva, no obstante tanto el dragón como el hada se merecen sendas conquistas y dulce sometimiento respectivamente.

Wings of Dreams 2

Avalanch 003: No sabemos donde detener la vista, si en las suaves curvas glúteas, en las gasas vaporosas que cubren a la bella, o en las ramas retorcidas del árbol, o la roca helicoidal que se levanta en el río y que incorpora una marca rupestre de animal desconocido -para conservar una tendencia que comentaremos más adelante-, hasta que nos sometemos a la atracción del brillo de la cinta de agua que cae de sus dedos y establecemos que ese es el mensaje,

Avalanch 003

Fog and Gold y Tarot – Queen of Wands: Dedicados a la Ornella que todos amamos, combina de manera estupenda los detalles que colman de sentido y trascendencia lo que se expone (de nuevo arquitectura y semántica se retroalimentan), los encajes y sus botones en las braceras, la empuñadura del arma, la finura de los tatuajes que explotan en mensajes pero en los cuales apenas podemos detenernos porque ya estamos cayendo vertiginosos por los henchidos labios, apenas sostenidos en una mirada enigmática en el primero, y en la atmósfera mórbida e hipnotizante que nos incita a hundirnos en el lecho y beber de esa boca y degustar esas areolas, en el segundo.

Fog and Gold

Queen of Wands

Black Scorpion and the Raiders of the Doom que recoge un paisaje de devastados edificios en ruinas, un auto que evoca el batimóvil y una joven que exuda sexualidad con las sinuosidades de su perfil anatómico, las repujadas botas, hombreras, bikini de cuero, pero sobre todo con la disposición de una trenza que parece ofrecerse para la doma mientras la cabalgamos

Black Scorpion and the Raiders of the Doom

Enchantement que ilustra la transmutación en un sombrío bosque de una hermosa lobizona, de muslos torneados y potentes, altanero pecho y plano abdomen, cuyas manos ya muestran las garras y encima de la cabeza ya ostenta la testa lobuna a la que arribara y que concurre simétrica hacian ese Lupino musculoso y letal, que congelado que en la dinámica de su salto sugiere la acción de atrapar al tiempo.

Enchantement

Finalmente, existe un grupo que me atrajo y cuya composición es similar, reiterando elementos conceptuales-pictóricos como los monolitos, las inscripciones líticas y las vestales belicosas representado por: Alia and View of the Valley of Doom, Vertical to the Column, Serpents of the Moon: en Pentagram se combinan magia, sacrificios a dioses ofidios por sacerdotisas, una serpiente gigantesca con las rosadas fauces abiertas y amenazantes y un exquisito nalgatorio que reluce redondo y elástico atrapando la pupila, para rodear al símbolo del título gracias a los brazos cubiertos de cuero rojo, por la derecha acariciando la cola de la serpiente y por la izquierda apoyándose con levedad en la columna mutilada que lo contiene;

Alia and View of the Valley of DoomVertical to the Column I

Serpents of the Moon II

Pentagram

Rock of Creation, reitera elementos en cuanto a la estela pétrea, la espadachina de rutilante belleza y los signos grabados en un lenguaje incomprensible que puede indicarnos una ligazón con el ideario lovecraftiano, pero rubrica lo bélico;

Rock of Creation,

también sucede con Transmutation que nos deja mudos y anonadados, sobre todo al constatar que la luminosidad de la hoja de la tizona no logra opacar en ningún momento a la oscura y sedosa pilosidad púbica alojada de exquisita forma en el encuentro de vientre y muslos o sustituirla por el posible fundamento que colma la mutilada columna de piedra con signos evocadores pero indiscernibles, manteniéndonos en el enigma.

Transmutation

Anuncios