CINE: MOON (2009)

Poster de Moon

Poster

Tierra, en algún momento del futuro cercano, la Energía de Fusión Basada en el Helio-3 (3He) es la principal fuente energética de la civilización, pero esto evidentemente tiene un costo, extraer el material proveniente de la cara oculta de la luna necesita la supervisión de un operario humano, en un contrato de trabajo de tres años.

En nuestro caso, el Operario, de nombre Sam Bell (Sam Rockwell) pasa sus días sometido a la lenta y maquinal rutina de la Base, esperando que los cosechadores de gas terminen su trabajo de extraer el Helio para cosecharlo y enviarlo a la Tierra. Sin embargo, varias cosas nos van saltando a la vista.

gertyLa primera es el aislamiento casi total en el que vive Sam, siendo su única interacción en la base el Robot GERTY (voz por Kevin Spacey)  con comunicación apenas indirecta con su esposa Tess (Dominique McElligott) y su pequeña hija Eve, nacida mientras el se encontraba ya en servicio en la Estación. La segunda son las visiones (o alucinaciones) que se le presentan y que le provocan un serio accidente que es el desencandenante de la trama de la historia y nos llevan de la mano por los temas e implicaciones que el Director Duncan Jones pretende poner de manifiesto en el film.

El primero es el tema de la individualidad, como puede ser posible que dos personas con aparentemente la misma biología y los mismos recuerdos puedan desenvolverse con actitudes tan contrapuestas como los dos “Sam” que se presentan en la historia, tanto el original accidentado como la “copia” (Robin Chalk) presentan actitudes que hasta se pueden considerar contrapuestas: mientras el primero acepta su realidad con resignación, el segundo hace planes, busca la verdad de manera inclusa paranoica.


sam rockwellEl Segundo es el poder de las relaciones y como estas afectan nuestra realidad, una de las cosas relativamente criticables de los personajes de autores como Stanislaw Lem es la aparente falta de relaciones interpersonales (léase, relaciones de tipo afectivo) que se presentan y que, de estar allí, quedan subsumidas bajo el ropaje del deber y la obligación. Algo sobre lo cual Jones se lanza para darnos una muy interesante vuelta de tuerca, en particular en el caso del “primer” Sam, tan apegado a aquella imagen de su “familia” en la lejana tierra.

Un tercer tema o implicación es el debate ético respecto del uso de bio-réplicas (o clones) como mano de obra (debate de larga data en el género y en otras arenas del conocimiento)  y el tratamiento que se debe hacer de estas, como comprobarán los personajes, surge la interrogante (en cierto modo presente ya, en medio de la crisis) ¿cuán desechables somos?

El cuarto y último tema tiene que ver con el ambivalente papel que hace la Inteligencia Artificial de la Estación, GERTY, que por momentos parece seguir al pie de la letra las leyes de la robotica asimoviana y en otras parece ser nada más un peón de la despiadada gerencia de Lunar Industries, siguiendo las directivas preestablecidas para mantener al operario bajo control, siendo el vehículo que empuja la trama hacia adelante, aunque tal ambivalencia (o aparentes muestras de “compasión” o de simple descuido) no lo deja muy bien parado y no deja un muy buen saber al espectador.

Por otra parte, la ambientación de la base lunar está bien lograda, y con más de un guiño a otras producciones ambientadas en la Luna,luna  con un mobiliario rígido y modular, donde incluso las pantallas no parecen relacionarse en nada a los colores de las Interfaces de usuario actuales, los exteriores son bastante logrados aunque la aplicación de modelos computarizados (render) en algunas escenas es ciertamente evidente, pareciendo que la base hubiese sido fabricada usando rocas lunares como sugiere esta nota respecto del uso de Impresión en 3D para fabricar estructuras en la Luna.

La edición de Sonido agrega favorablemente a la construcción de la ficción, así como la música, compuesta por Clint Mansell, de tintes minimalistas y totalmente apartada de los alardes orquestales de las producciones de Hollywood.

En suma, una película cumplidoras, bien desarrollada y rara en esta época de superproducciones por su mínimo reparto y su minimalismo, sin embargo, como toda la buena ciencia ficción, plantea problemas válidos e incluso de actualidad respecto del uso de la tecnología y su papel en nuestras vidas y, más importantemente, el significado de esta.

Anuncios