SELECCIÓN BREVE 3 (VARIOS AUTORES)

Caja Roja
Nuestra nueva selección nos retorna al terreno de lo poderosamente inquietante, disfrutad.
LA CAJA ROJA
 
POR ALEJANDRO BENTIVOGLIO
 
Cuando Paula se mudó conmigo, trajo entre sus cosas una caja roja que me pidió que nunca abriera. No quiso decir qué había allí, aunque debió sospechar que la prohibición llamaría mi atención. Durante mucho tiempo barajé posibilidades, una más absurda que la
otra. Descarté asuntos de infidelidades, recuerdos de ex amantes o cosas así. También me sorprendía que ella jamás la abriese. Pasé semanas viendo la caja, en lo más alto de una repisa, convirtiéndose en el ocupante más importante de la casa. Finalmente sucedió lo
inevitable. Abrí la caja. Adentro no había nada. Decepcionado, la dejé en su lugar.
Desde entonces, escucho algunos gritos femeninos, ahogados, durante las noches. Nunca más he encontrado a Paula. Y no me animo a abrir de nuevo la caja roja.
 
NO OIRÁS LA BALA
 
POR JANNET TORRES
 
Dependiendo del calibre y del arma, una bala puede ir a una velocidad de más de 1000 metros por segundo. El sonido viaja a tan solo 340 m/s… Eso implica que si te disparo de forma efectiva podrías no escuchar el sonido producido por el pedacito de mundo con el
que te facilite la muerte. Por algún motivo, esto me resulta tristísimo.
 
LA PÉRDIDA DE UN AMOR
 
POR CARLOS ENRIQUE SALDIVAR
 
A Génesis Pérez Galán
 
Anoche soñé que me amabas y me caí de la cama por alucinar tonterías. ¿Cómo podrías amarme siendo como eres? Es mejor dejar de lado aquellas babosadas, las que una chica de mi edad crea en su mente mientras duerme. Es momento de enfocarme en el mundo real.
Aunque la realidad es dolorosa, triste, destructora.
 
Hoy vi una rata y me acordé de ti; no supe el motivo. La bestia se escondió en el hoyo de mi jardín. Roía el cadáver de un pajarito. No sé por qué el bicho tenía el mismo rostro que tú. En cambio, si sé la razón por la cual el ave poseía una cara igual a la mía.
 
Me contagias tu espíritu insensible. En las citas eres apático, me dices que solo podemos ser amigos, que no me haga ilusiones. No entiendo por qué lo mencionas, yo no te he mostrado mis sentimientos. Mi rostro se ha mostrado inexpresivo siempre. Quizá mis mejillas chaposas, el sudor, los temblores… Has notado todo eso, intuyo. Comprendo que nunca me querrás; me dices que me aprecias y me apoyarás moralmente, que ese es tu deber como siervo de Dios. Tus engaños me hacen sufrir aún más.
 
Hoy he vuelto a ver la rata. Se parece tanto a ti. Me apresuro a coger un palo de escoba, la rodeo, le propino uno, dos, diez golpes. La mato. La sangre me mancha los zapatos.
 
Te he buscado por todas partes y no te he encontrado. No has llegado a tu iglesia desde la fecha anterior.
Pasan los meses y no apareces.
¿Qué hice con el animal que maté? Oh, sí, lo tiré a la basura. Puede que te lo merecieras.
Puede que no. No lo sé. Solo sé ya no estás y me he quedado desesperada, vacía.
 
Lima, octubre de 2012
 
DIOSES/PERROS
 
JEREMY TORRES-MONTERO
 
Estábamos muertos. Reptábamos mientras nuestras lenguas buscaban luz, te atoras, me atoro, escupes, y yo observo. Levantas un brazo, cruz en el aire, señalas, imaginariamente, y le mentas la madre. Te ríes, no entiendo, susurras. Mi pabellón percibe la humedad
de tu siseo. Los dioses son perros, es tu voz. Muerto, rojo, atroz, como un caballo y un fantasma sin nombre. Los dioses son perros, me dices otra vez. Bailas en la encrucijada, flores amarillas, retama, un nombre, una moneda, tu vientre desnudo, mis dedos temblando.
Festín sobre tu norte, muerdes mí sur, este y oeste aletean sobre la piel, y lo dices nuevamente: los dioses son perros. No te hago caso. Satán, es un ángel precioso, es luz, es fuego, y no quema. Y tu vientre es redondo, una manzana, lo muerdo, y mi garganta descubre el tanino. Las flores se asustan, la moneda encuentra una palma. La sangre es de nadie, solo de héroes, nosotros somos cobardes, me dices y sigues, una sentencia que apenas entiendo, los dioses… y él lo dice, y tú, Eva, sientes que el juego termina.
Imagen: A red box, por Karen O’D
Anuncios