RESEÑA: En alas de la canción (Thomas M. Disch)

Portada de "en alas de la canción"

Portada

En alas de la canción
Thomas M. Disch

Definitivamente, clasificar una novela dentro de algún género cualesquiera requiere un gran ejercicio de imaginación, con el riesgo de obtenerse un resultado que podría parecer arbitrario. Mucho hace el contexto que rodea a la narración: en 1979, el aspecto “cienciaficcionístico” de En alas de la canción era evidente: los hechos relatados se sitúan en el futuro, existe una máquina – el novum, que dirían algunos críticos – que permite acceder a estados superiores de consciencia mediante el empleo de la música, y algunos aspectos de la sociedad estadounidense han llegado a un extremo distópico – prohibiciones de índole religiosa, el retorno a la moda de los castrati y su vinculación con la iglesia católica romana, ricos extremadamente ricos…

No está demás resaltar, como se ha hecho en otros comentarios, el riquísimo conocimiento que demuestra Disch en torno a la ópera, la política y el cinismo con el que muchas personas manejan sus relación con el mundo.

La historia se centra en la vida de Daniel Weinreb, natural de Iowa, un estado de la unión norteamericana que ha caído en un fundamentalismo radical, cuyos habitantes se desenvuelven dentro de normas bastante rígidas – poca profundidad intelectual, menos libertad sexual y absoluta prohibición del “vuelo”, es decir, el estado superior de consciencia al que se puede llegar mediante la música y una máquina inventada para tal fin.

Sin embargo, aunque pareciera que nos encontramos ante una historia distópica con un héroe cuya misión es luchar contra el orden establecido, en realidad la novela se centra en lo que podríamos llamar la “educación sentimental” de Daniel Weinreb, su crecimiento como persona en el marco de una sociedad que Disch describe de manera bastante pesimista, poblada por personajes víctimas (y victimarios) de una doble moral que, como todo buen pesimista, sólo lleva a la única pregunta lógica que cabe hacer ante semejante perspectiva: si el mundo fue y será una porquería, ¿vale la pena seguir viviendo? Parece que Daniel considera afirmativa la respuesta, aunque su vida comience a convertirse en una sucesión de desencantos, pasando por el “accidente” que lo priva de la compañía de su amada y lo convierte en un proscrito; situación que no mejora tras su triunfo como compositor ni, mucho menos, cuando al fin consiga “volar”, lo que logra tras una serie de fracasos. Imposible no remitirse a otra gran novela de la década del setenta (En alas de la canción fue publicada en 1979), El mundo según Garp, de John Irving (1978), en la cual también se nos da cuenta del revés que pueden sufrir algunos sueños, o en todo caso, el sueño americano.

por Daniel Salvo

Anuncios